Blackjack Americano

Paquete de Bienvenida 500€

¡Solicita Ahora!

Hay muchos tipos de blackjack en el mundo. Con el tiempo la creación de muchas variaciones fue interminable. Pero, dejando a un lado las variaciones, debemos comprender que hay dos tipos de blackjack, el europeo y el americano. El europeo fue el primer blackjack y con el tiempo entró en el territorio estadounidense. Desde ese entonces, junto con todas las modificaciones que se hacen a muchos blackjack, este, se americanizó. Sí, aún comparte muchas cosas con el europeo lo cual era inevitable porque se extendió a través de todo el mundo. Este blackjack a pesar de que aún tiene similitudes con su antecesor, tiene también muchas diferencias importantes que lo hace un blackjack único e indispensable en cada casino del territorio estadounidense. La baraja francesa continúa allí, así como el número de barajas que se pueden utilizar. Más allá de las variaciones con pequeñas características que cada blackjack posee, es importante tener en cuenta el hecho de que existe otro blackjack además del europeo. Eso sólo quiere decir que la repercusión del blackjack europeo en América fue tan grande, increíble, y enorme, que debían crear su propia versión, su propio tipo de blackjack; por supuesto, sin abandonar muchas características del blackjack original, del blackjack que causó ese impacto tan grande en todo el mundo y que todos los fanáticos de los juegos de casinos aman.

Objetivo del juego y valor de las cartas

La meta de este juego es similar a la de la versión europea; esta es una de las características del juego que no han cambiado. El jugador se enfrentará a la banca con un número mayor al de ella acercándose al 21, o un número que se acerque al 21 sin pasarlo. El jugador de la mesa tendrá dos cartas al inicio los cuales se sumarán y se añadirán otras más, si se desea, aunque esto a veces es un poco imprudente. Pero, tiene derecho el jugador a añadir más cartas hasta conseguir los 21 puntos o una buena para ganar. También el jugador puede acudir a la opción de plantarse ya que si elige una carta y sobrepasa los 21 puntos, el jugador perderá automáticamente. La banca, por otra parte, deberá jugar enfrentándose al jugador de la mesa. La banca comparte una sola regla con respecto a los jugadores, pues esta al pasar los 21 puntos quedará eliminada. Pero, al pasar los 17 puntos estará obligada a plantarse y sólo podrá pedir una carta más siempre y cuando la suma de las cartas iniciales no sobrepase los 17 puntos. Al final, los jugadores que superaron a la banca ganan y perderán los que tengan una mano inferior. Si al inicio se consiguen los 21 puntos, esa misma jugada, es llamada Blackjack, la cual se puede conseguir únicamente con un as. Sin embargo, hay que conocer el valor de las cartas para comprender esto mucho mejor. Si bien es cierto que hay 52 cartas en la baraja francesa, todas tienen un valor diferente. Antes que nada, primero debemos saber que los ases son los más volátiles y versátiles pues pueden valer entre 1 y 11 puntos, pero sólo la otra carta repartida decidirá cuál valor tomar. El resto de las cartas, es decir, del 2 al 9, poseerán el mismo valor que allí está marcado, y el 10, J, Q, y K, tendrán el valor de 10 puntos.

Mecánica

El blackjack tendrá una mesa especial para el desarrollo del juego, mesa en la cual estarán marcadas dos zonas, la de la banca y los jugadores. Luego se harán las apuestas. Cada jugador hará una apuesta y poner las fichas o el dinero que deseen apostar en la zona de juego. Sólo en este momento, después de realizar las apuestas, es cuando se pueden repartir las cartas. Cada jugador obtendrá dos cartas así como la banca. Las cartas se entregarán en sentido de avance del reloj, una por una. Las dos cartas de los jugadores estarán boca arriba, pero la banca tendrá sólo una carta boca arriba, la otra estará boca abajo. En este momento, se podrá acudir a una opción, una de las más fáciles, la cual se llama “asegurar”. Con este paso, se apostará a favor de la banca y así evitar una pérdida muy grande de dinero. Se puede realizar esto sólo si la banca tiene un as visible. Al descubrir el as de la banca, podrá el jugador optar por el seguro o no. Con esa jugada, si la banca tiene un blackjack, se cobrarán las apuestas, si hay un empate, entonces todos recuperan la apuesta, en caso de tener nada, la banca recogerá todas las apuestas de los seguros realizados. Después de esto, los jugadores podrán jugar. El jugador podrá separar su mano en caso de que las cartas sean iguales. También podrá pedir otra carta para así llegar a 21 sin sobrepasarse. Se podrá plantar si está contento con el valor que ya tiene acumulado. También podrá duplicar la apuesta sólo si acepta recibir una sola carta. Al finalizar, la banca podrá pedir más cartas hasta tener 17 puntos. Cuando su turno culmine, se compararán los resultados para cobrar las apuestas.

Cobro

Podrán cobrar los jugadores un 1-1 relacionado a la cantidad apostada si derrotan a la banca. Pero, si consiguieron blackjack, entonces podrán cobrar con una relación de 3-2. Aunque si el blackjack se efectuó con una mano sin ases, se cobrará 1-1. Cuando ocurre un empate, tanto la banca como los jugadores recuperarán la apuesta. Si se ganó la apuesta de seguro, el jugador podrá cobrar con una relación de 2-1. Al finalizar, la banca cobrará y recogerá para iniciar una partida nueva. El blackjack americano es un ejemplo de toda la repercusión que tuvo el blackjack europeo, y todo fanático de los juegos de casino debe alguna vez probarlo.

Bono de bienvenida del 100% hasta 1.000€

¡Solicita Ahora!